domingo, septiembre 19, 2010

PRIMERA CRÓNICA DESDE EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN 2010


Este año me he propuesto, aparte de mis crónicas diarías del lunes 20 al viernes 24 dentro del programa Via Directa de Jordi Milian (Radio Sant Andreu, 98.0 FM, a partir de las 11 de la mañana), escribir posts desde el Festival de San Sebastián.

He llegado el sábado a mediodía, aunque mi idea inicial era llegar el jueves. Tuve que retrasar mi viaje pues mi madre tuvo una caída el miercoles por la tarde y no me iba a ir sin saber que podía irme relativamente tranquilo...

Aunque, como digo, llego un día y medio tarde, no tengo la sensación de haberme perdido gran cosa. El festival de este año parece haberse contagiado, de alguna manera, de la sensación de falta de brillantez que esta crísis global ha generado a todos los niveles. No esperamos peliculas de grandes directores consagrados, la Sección Oficial es bastante discreta e incluso Zabaltegi nos sorprende por la ausencia de filmes de verdadero peso específico.


Eso no quita que en las 24 horas escasas que llevo en Donosti no hallamos encontrados ya buen cine, aunque en dosis ajustadas. Fue para mí una muy agradable sorpresa empezar mi periplo de este año con BURIED (ENTERRADO), audaz y atípica producción española dirigida por el joven Rodrigo Cortés. Un auténtico ejercicio de suspense, técnicamente espléndido a todos los niveles, muy bien interpretada por su único actor presencial (el resto son voces que escuchamos por teléfono), que sabe mantener al espectador atento y en tensión en todo momento, con un guión efectivo y un trabajo de montaje muy meritorio. Absolutamente recomendable.

Totalmente distinta temática y técnicamente es la nueva película dirigida por el tambien actor Peter Mullan, que rescata las temáticas sociales de su colega Ken Loach en NEDS, película que cuenta con una primera parte muy interesante y espléndidas interpretaciones (el propio Peter Mullan da vida al padre del protagonistas en una series de escenas memorables), pero en su afán de no ceñirse al tono del cine social incluye, ya en su segunda mitad, algunas salidas de tono que lastran el resultado final, convirtiendola en una película valiosa pero no redonda...

Poco se puede decir de la cinta belga MARIEKE, MARIEKE, excepto que, partiendo un planteamiento interesante, no sabe en ningún momento encontrar un tono adecuado por la excesiva contención tanto a nivel actoral como de guión y dirección. En este caso, aquello del "Menos es Más" no funciona y la película adolece de una anemia dramática casi total.


Dramático, por lo que cuenta y por lo bien que se cuenta, es enfrentarse al visionado de "BICICLETA, CUCHARA, MANZANA", el nuevo documental del maestro Carles Bosch, que ha seguido durante cerca de dos años la lucha del expresidente Pasqual Maragall contra la enfermedad del Alzheimer. Interesante, emocionante y tremendamente humano. No os lo perdáis.

NOS SEGUIMOS LEYENDO, ESPERO QUE MAÑANA...


3 Comments:

Blogger Saül Caballero said...

Linkeo tu post en mi facebook!!

10:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buried tengo muchas ganas de verla, y caerá bien pronto. Peter Mullan es un gran actor, y su primera peli como director, Las hermanas de la Magdalena, fue bastante buena, así que también me apunto a ver esta última.
En cuanto a la "crisis global", parece que el signo de los nuevos tiempos, tanto a nivel económico como artístico, es no esperar nada para no decepcionarse demasiado. Ésta es la dinámica en la que nos quieren hacer entrar: resignación, hermanos, resignación. Se avecinan tiempos duros.
Un saludo y que lo disfrutes.
Felipe

11:37 a. m.  
Blogger Toni Herrero said...

Gracias, Saul. Tu siempre dispuesto a difundir...

Felipe, como ya apuntas, ahora más que nunca tenemos que exigir y ser más rigurosos si cabe. Nos intentar meter en la cabeza que no vale la pena luchar por mejorar nada, si no que cada uno se las apañe como pueda.
Un saludo.

5:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home