sábado, febrero 28, 2009

MI PRIMER POEMA

Hace unos días recibí un regalo llegado del otro lado del Atlántico, cortesía de mi hermano Juan y su novia Susanna. Una genuina Moleskine, un bloc de notas de reportero de una marca que se vanagloria de haber tenido a Hemingway o Picasso entre sus clientes. Nada más lejos de mi intención insinuar posibles conexiones de mi persona con dichos genios...

Cuando la tuve en las manos sentí un gran deseo de estrenarla, pero me invadió la sensación de que no podía escribir cualquier cosa en ella; me parecía un desprecio usarla a modo de simple agenda y, como una inspiración súbita, se me ocurrió que, puesto que al periodismo no me dedico, tenía las medidas y la textura perfectas para escribir poesía en ella. Sería una ocasión inmejorable para reanudar otra de mis aficiones nunca bien trabajadas. Desde hace años, he comenzado varios poemas, sin éxito. En mi estado emocional presente (y pasado, no nos engañemos, esta soledad que a ratos me parece una condena y a ratos una bendición...) y con ganas de probar mi nuevo contenedor de garabatos y tachaduras, mi primer poema completo surgió como de un estado de trance, brotó casi inconscientemente, en cuestión de pocos minutos.
Soy perfectamente consciente de que como poema no es gran cosa, pero las circunstancias en las que ha nacido y que ya os he contado, me infunden ilusión suficiente para enseñaroslo a todos.
Espero que os guste, especialmente a mi amigo Miguel, que, mucho me temo, también se sentirá de algún modo identificado.
Aquí lo teneis:


QUIZÁS NO DEBERÍA

Quizás no debería
Decirte que te quiero
Confesar que te sueño
Rendirme a la evidencia
Alzar mis manos
Caer de rodillas
Suplicar el milagro
Implorar tu cariño
Quizás no debería
Pero si no lo hago
Perderé la cabeza
Maldeciré mi cobardía
Y no descansaré en paz.
Poco me importa
Si no llego a tocarte
Si no logro besarte
Porque admirar tu luz
Y sentir tu presencia
Iluminando el mundo
Es para mí el más precioso
De los placeres cotidianos.
Quizás sólo por eso
Te digo
Lo que quizás no debería.


Dedicado a todas las mujeres que amé, amo y amaré.

6 Comments:

Blogger Miguel said...

No sé si debiste, pero me alegro de que lo hicieras. Son unos versos realmente bonitos, espero que sean los primeros de una larga lista. Y espero también que, algún día, puedan tener un regusto menos amargo. Tiempo al tiempo...
Gracias por enseñarme que, al final, esto de escribir sí que ayuda. Y estate tranquilo, que tu Moleskine ha tenido un estreno a la altura.
Un abrazo.

2:13 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me gusta mucho lo que escribes. Es verdad que la soledad a veces es un castigo y otras una bendición.
Un abrazo, sis.

9:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Claro, es un castigo cuando no es escogida y una bendición cuando la escoges tú. Pero la soledad, porque no tienes a nadie, es una mierda, hablando en plata. Un día leí una frase de Marilyn Monroe, que dijo: "Vivir sola es como estar en una fiesta donde nadie te hace caso". Entonces, yo, que estaba sola, pensé para mí (porque claro, al estar sola, es lo que tiene, que no le puedes comentar las cosas que piensas o sientes a nadie): "Cuanta razón tenía esta tía". Me conmovió que otra persona se hubiera sentido como yo. Aunque si lo pensáis bien, tampoco es tan extraño, ya que tenemos cosas en común: estamos superbuenorras las dos, con una vida sexual a nuestras espaldas superprolífica y de lo más variopinta, en fin... Básicamente, una infancia de mierda en muchos aspectos. Eso marca la soledad de una, aunque no tiene por qué ser para toda la vida. Porque la soledad en el principio de la vida es algo que depende de la suerte que hayas tenido con la família que te haya tocado, pero después depende de tí. De todos modos, yo, por mi condición de bicho raro, sigo sintiendo una soledad inmensa frente a la humanidad, aunque tenga compañía escogida que me alivie esta existencia entre lobos. Y cuanto más vieja me hago, más miedo me dan los lobos. No sé si esa sensación de soledad te la puedes quitar de encima nunca. Quizás es como ese frío de la posguerra que a mucha gente le dejó los huesos calados para siempre. Se te mete en las entrañas y se queda ahí agazapada para punzarte de vez en cuando.

Discúlpame porque no firme con mi nombre, Toni, pero tú ya sabes quién soy.

11:31 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

M'encanta, és un poema deliciós. Una abraçada

10:55 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me'l deixes publicar al meu blog? Sóc l'Ester, per cert.

11:01 a. m.  
Blogger Toni Herrero said...

Gracias a todos por los animos.
Siempre que, como en este caso, me lo comuniqueis, podeis reproducirlo donde os plazca, para mi será un placer saber que puede leerlo más gente.

Anonima, gracias por la reflexion, estoy totalmente de acuerdo.

11:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home