miércoles, marzo 25, 2009

GRAN TORINO: EL FINAL DEL ÚLTIMO CLÁSICO

Ocurre pocas veces que mientras ves una película en la penumbra de un cine, te invada la sensación de estar viviendo un momento histórico. A mi me ocurrió hace unos días con Gran Torino.



Clint Eastwood
ha anunciado que ésta será su última actuación. Así que ha decidido condensar y destilar todo su bagaje de personajes principales (del cowboy con poncho de los westerns de Sergio Leone, al existencialista entrenador de boxeo de Million Dolar Baby, pasando por el Sargento de Hierro y el mítico Harry -alias “El Sucio”- Callaghan) en ese jubilado viudo y crepuscular Walt Kowalsky que nos hace reír y llorar en su última película.



Todos esos personajes tienen algo en común: su relación personal y profesional con la violencia. Lo que Eastwood concluye con su último personaje es que, por mucho que en momentos de máxima tensión pensemos que la única solución son las armas, la única verdad es que aplicar la ley del ojo por ojo nos dejará a todos ciegos, como decía Gandhi.



Os recomiendo Gran Torino fervientemente. Es una lección de cine... y de ética.







Artículo de Toni Herrero para Xarxa Jove

Blog: Prohibido Prohibir

7 Comments:

Blogger algonquina said...

Muy bien Toni. Yo también tuve esa sensación, sobre todo hacia el final, pero no explicaré el porqué, porque eso lo reventaría.

Aprovecho para recomendarte un blog que tiene artículos muy interesantes. Te recomiendo uno que se titula "Pecados de infancia y juventud", publicado el 28 de Febrero de 2007.

La dirección de este artículo es:

http://www.sindios.info/bajolaalfombra/?p=193

Saludos.

3:23 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Acabo de ver la película y creo que tu comentario sobre ella es muy acertado. Si no la has visto en versión original, te recomiendo que lo hagas, gana bastante. La actuación de Eastwood es excelente.

En cuanto a tu texto, creo estaría mejor sin la entradilla de "la penumbra en el cine" y demás. No le hace falta. Ese es el barroquismo del que te debes desprender. Por otra parte, en la frase final, la coma antes de "y" también sobra. Supongo que quieres forzar una pausa en la lectura, remarcar lo de la ética. Entonces con puntos suspensivos hubiera bastado. La coma delante de la Y es pecado capital, amigo.

D.F.

1:06 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por cierto, se me ha pasado antes: la coma entre tesión y pensemos también sobra.

Un saludo,

D.F.

1:11 a. m.  
Blogger Toni Herrero said...

Amigo D.F.

Tienes razón en el tema de las comas, ya las he substituido. Reconozco que las comas me gustan demasiado y abuso de ellas... Te agradezco mucho la molestia que te tomas al señalarmelo; tal y como está el mundo, tener un corrector de estilo es un lujo.

Conservo mi frase inicial. Algún vicio me tengo que permitir en mi propio blog,no?

Esta minicrítica de Gran Torino surgió de una petición de mi amigo Saül de que hiciera un pequeño texto sobre la pelicula para la Xarxa Jove, la nueva web en la que trabaja. Le corria cierta prisa y, mea culpa, no lo corregí con la precisión debida. De hecho, la película me gustó tanto que estoy pensando en hacer una segunda parte del artículo.

Gracias de nuevo, tanto a D.F. como a Algonquina.

11:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy bien Toni, estoy pendiente de este duelo que tienes aquí en tu blog. Me tenéis en ascuas. Por favor, venid al mio a pelearos que hay que animarlo, ¡hostias!

Yo como aquél: "que hablen, aunque sea mal, pero que hablen."

Imma.

3:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mmmm creo que el nivel de tensión se ha rebajado bastante. Yo no hablaría de conflicto. De hecho, he alabado el comentario de Toni.

Las críticas son siempre un poco hirientes, pero he intentado rebajar mi manera de expresarme para no dañar sensibilidades.

Pero Toni, no te confíes jaja, a la que te pases de barroco o pastelón, ahí te lo apunto!!

D.F.

12:21 a. m.  
Blogger algonquina said...

Estimado D.F.:

Yo, en cambio, creo que como broma para una vez podía estar bien, pero que seguir encima de él, preparado con el estoque, ya me parece un poco pesado y fuera de lugar. Con una vez que le comentes a alguien que está equivocado en algo, creo que es suficiente. Al insistir pasas de lo que podría haber sido un amigo, como tú te autodenominabas, a ser un grano en el culo, lo cual, tengo entendido, es bastante molesto. Y lo molesto acaba siendo aburrido. Creo que sería más interesante poderte leer a tí y establecer un feedback. Eso sí sería un juego divertido.

Sabemos que no deseas revelar tu identidad, por lo que te sugiero que abras un blog anónimo en el que podríamos leerte, corregirte si es necesario y enriquecernos mutuamente. Porque tú, ¿cueces o enriqueces?

Espero tu respuesta con verdadero entusiasmo.

Un afectuoso saludo,

Algonquina.

3:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home